¿Todas las hormas son iguales?

¿Qué es la horma del zapato?

La horma (del latín forma) oficia de maniquí, de copia del pie, es un componente esencial para fabricar calzado, y una horma técnicamente desarrollada, es imprescindible para lograr un calzado cómodo y confortable.

Las medidas técnicas que se aplican en el desarrollo, responden a estándares generales según la población a la que va dirigida y la ocasión de uso del producto.

Así, una horma para sandalia presenta una plantilla más ancha que para un calzado abotinado y una horma de bota, presenta un “cuello” más amplio. Por lo tanto, una horma para fabricar calzado de trabajo deberá contemplar que las horas de uso diario impondrán cambios fisiológicos en los pies del usuario, como aumento de volumen o humedad, para lo cual, su espacio interior debe presentar cierta holgura y permitir la inserción de una plantilla extraíble sin quitar calce.

Siempre se parte de una horma prototipo, artesanal, generalmente realizada en madera por un modelista técnico hormero y luego la producción se hace a través de sistemas computados sobre bloques de plástico inyectados. Las medidas técnicas respetadas por el modelista son el largo estándar que cada número requiere, el ancho “dedos” que es la circunferencia a la altura de las cabezas metatarsianas o nacimiento de los dedos y el ancho empeine.

En Argentina usamos la numeración francesa, un punto francés equivale a 2/3 de 1 cm, entonces, un número 41 tendría de largo 27,33 cm en medida estándar, así, se recomienda conocer cuanto mide nuestro pie y adquirir el número que supere siempre esta medida en 1/3. Por ejemplo, si nuestro pie mide 27 cm el calzado apropiado es 41, si en cambio, mide 27,25 cm, el número a usar sería el 42.

En Borcal, las hormas se desarrollan con 1/3 de punto más de calce que el estándar, así nos aseguramos que a lo largo del día, el calzado contiene el pie del usuario en forma cómoda y confortable.

Seguridad certificada en los pies de los trabajadores.

Featured Posts